Coaching de desempeño o rol sanitario


Alguien me contó alguna vez que las tortugas marinas crecen ininterrumpidamente a lo largo de su vida. Que sólo al final, cuando dejan de crecer, mueren. No encuentro analogía más bonita para describir el proceso de crecimiento personal y en definitiva el de la vida humana.

De que él Coaching es una herramienta muy útil para el crecimiento personal no cabe duda. Pero, ¿se puede separar la faceta profesional de la persona y querer tratarla como algo aislado? La respuesta es obvia: No. El Coaching trata a las personas como un todo en las que cada faceta de la vida trasmite a las demás.

En un determinado momento la persona se pregunta y se proyecta hacia el futuro. Diseña su futuro. Elige un camino para su vida y se pone en marcha para la consecución de ese objetivo. Si bien nunca se cumplen totalmente las propias expectativas, siempre llegamos más o menos a un cierto grado de satisfacción con el objetivo conseguido. Es entonces cuando la vida se vuelve rutinaria, monótona y agobiante., y aquí surge la trampa del conformismo.

La vocación entonces pierde claridad. Se difumina y surgen las dudas. ¿Era esto lo que yo quería?. - Si y no. El ideal era válido entonces y fue motor durante un tiempo. Confundimos aquel ideal con la situación sobrevenida y tendemos a desmantelarlo. Quizás porque el objetivo estaba tan idealizado lo convertimos en su día en algo inamovible. Ya no nos proyectamos al futuro. Parece que está todo hecho. “Esto es lo que yo quería, aquí me quedo”. Pues bien: hemos empezado a morir en términos de tortuga marina. Si a esto añadimos que en el proceso de elección de una vocación intervienen muchos factores que a veces no pertenecen a nuestros pilares sólidos, como por ejemplo: el ideal de persona que tengamos, las expectativas de los padres, el rol social, el rol económico.. Una vez en crisis personal todo se vuelve confuso e inestable y comienza la desmotivación. Se buscan “sustitutos” distractores para llenar esta “vida vacía” que llevamos. Podemos asumir que el trabajo es algo cerrado que no nos puede dar más satisfacciones. “El trabajo es simplemente trabajo y punto”. “A mi lo que realmente me gusta es…” Y cambiamos el foco desde nuestra vida profesional hacia otra cosa. En SEICIS te apoyamos en ese cambio que quieres dar en tu vida. Sea cual sea, estamos a tu lado.